La mercancía en consignación es el traspaso de la posición de mercancías de su dueño, llamado consignador, a otra persona llamada consignatario, que se convierte en un agente de aquel a los fines de vender la mercancía, y obtener mayores utilidades tanto en su plaza como fuera de ella; sin tener que establecer agencias o sucursales, enviando la mercancía a terceras personas para que ellas las vendan en su nombre y representación; sin perder la propiedad de la misma, es decir la consignación no es una venta, sino una delegación de facultad de venta.