Las relaciones entre el consignador y el consignatario, se deberán regir de acuerdo a las estipulaciones que contenga el contrato que hayan suscrito, en dicho contrato deberá indicar las comisiones pactadas, las condiciones en que deben efectuarse las ventas, la responsabilidad sobre los créditos otorgados, y quien asumirá los gastos en que se incurrirá. Fuera de la comisión prometida el comisionista no tiene derecho a obtener del negocio ningún otro tipo de lucro debiendo restituir al consignador cualquier provecho directo o indirecto, que hubiese obtenido en el desempeño de su mandato.

En dicho contrato debe estipularse:

–          El consignador conserva la propiedad de la mercancía, por lo tanto en el balance general dicha mercancía debe aparecer como parte de su inventario, si utiliza el sistema de inventario continuo.

–          Al enviar la mercancía en consignación, el consignador realiza un asiento con cuentas de orden, si utiliza el sistema de inventario periódico.

–          La consignación de mercancía no constituye una venta para el consignador ni una compra para el consignatario.

–          Los beneficios económicos del comisionista están representados generalmente por una “comisión” que usualmente es un porcentaje de la cantidad vendida.

–          El Comisionista envía al consignador el monto neto de lo vendido, previo deducción de su porcentaje de comisión y todos los gastos incurridos, el comisionista tiene derecho a estas deducciones desde la primera venta que haga.

–          El envío del monto neto descrito anteriormente, puede ser después de vender “x” cantidad de mercancía después de venderla toda o en intervalos de tiempo determinado.

–          A excepción de acuerdo pactado en contrato, el envío de la mercancía, su integridad, seguridad y gastos por flete, seguro y acarreos, corren por cuenta del consignador.

–          Mientras el consignatario haya cumplido con las leyes y con todo lo pactado, las pérdidas de mercancía corren por cuenta del consignador.

–          Como la mercancía consignada no es una venta para el consignador, este no podrá registrar ingresos de dinero o utilidades hasta que la mercancía no se haya vendido en su totalidad o gran parte.

–          Como la mercancía consignada no es compra para el consignatario, este no podrá mostrarla en el inventario como parte de él.

–          Si el consignatario quiebra, el consignador tiene derecho a recuperar su mercancía sin esperar prorrogas ni liquidaciones.

–          El comisionista debe responder por el deterioro o pérdida de la mercancía consignada siempre que este no provenga de casos fortuitos o vicio propio de la mercancía.

–          El comisionista no podrá actuar contra las disposiciones del comitente.

–          Toda la economía y ventajas que consigue el comisionista en el negocio por cuenta ajena serán para el comitente.

–          El comisionista que fraude ante el comitente por alteración de libros, precios, gastos inexistentes o alterados, podrá ser acusado de apropiación indebida de acuerdo con el código penal.

–          Si por razones de fuerza mayor el comisionista debe vender la mercancía en forma inmediata sin que haya tiempo de comunicarse con su consignador, debe realiza la venta en subasta pública.

–          Si el comisionista presenta, anticipa o vende a plazos, no lo puede hacer a personas naturales o jurídicas cuya insolvencia sea conocida, ni poner en riesgo los intereses de su consignador.

–          Si el comisionista vende a plazo y no lo reporta al comitente, dicha venta se considerara al contado.

–          El consignador tiene derecho a modificar o terminar el contrato de comisión en cualquier momento.

–          El contrato se termina por muerte o inhabilitación del comisionista.

–          El contrato no se termina por muerte del comitente.

–          Las reclamaciones legales del comitente contra el comisionista se pueden hacer solo durante un año.

–          Las reclamaciones del comisionista contra el consignador tienen validez por dos años.

–          Para todo lo referente al contrato de comisión que no esté previsto en el código de comercio se aplicara lo referente al código civil.

–          Si el cerrar los libros, el comisionista tiene ventas realizadas que no hayan sido reembolsadas al comitente, las debe mostrar en su balance general como un pasivo circulante.

–          El contrato de comisión debe incluir duración, clase de mercancía, de contado o si incluye ventas a crédito, porcentaje de comisión, por cuenta de quien corren los gastos, periodicidad de los informes, reembolsos.

–          Si el comisionista recibe mercancía a consignación de varios comitentes, debe llevar una cuenta control y un libro auxiliar.

–          El comitente establecerá el precio de venta de la mercancía.

–          El comisionista debe utilizar una contramarca si recibe mercancía de la misma especia en varios comitentes.