Esta se utiliza y es beneficiosa para ambas partes ya que el consignador puede aumentar su volumen de ventas sin necesidad de hacer grandes inversiones de capital y se evita además los altos costos de infraestructura, planta física, alquileres, nomina, publicidad, entre otros; Que le implicaría a la construcción de una agencia o sucursal y el riesgo financiero que ello implica por razones crediticias, al introducir el producto al mercado. 

Desde el punto de vista del consignatario las consignaciones son preferibles a las comprar por las fluctuaciones del mercado, y debido al peligro de inmovilizar una parte del capital y mercancía invendible.